foto_23778_m

EVANGELII   GAUDIUM

ENTREGA  V

CAPITULO CUARTO.  LA DIMENSIÓN SOCIAL DE LA EVANGELIZACIÓN

Este capítulo lo integran cuatro secciones y nuestro PACO al compartir sus inquietudes en estas secciones, nos muestra un discurso que sintoniza con su forma de vivir, para mi todo un testimonio, ya que lo mismo denuncia que ilumina o bien sugiere o anima. Por esto, también en lo personal, sin minimizar el resto del documento, es donde encontramos el mensaje principal. El capítulo inicia con la siguiente declaración de nuestro PACO: “Evangelizar es hacer presente en el mundo el Reino de Dios” y agrega “Ahora quisiera compartir mis inquietudes acerca de la dimensión social de la evangelización precisamente porque, si esta dimensión no está debidamente explicitada, siempre se corre el riesgo de desfigurar el sentido auténtico e integral que tiene la misión evangelizadora”. Las repercusiones comunitarias y sociales del kerygma Bajo los rubros Confesión de la fe y compromiso social, El Reino que nos reclama y La enseñanza de la Iglesia sobre cuestiones sociales, nuestro PACO nos precisa que “el misterio mismo de la Trinidad nos recuerda que fuimos hechos a imagen de esa comunión divina, por lo cual no podemos realizarnos ni salvarnos solos” y continúa apoyándose en algunos textos de las Escrituras, “la aceptación del primer anuncio (kerygma), que invita a dejarse amar por Dios y a amarlo con el amor que Él mismo nos comunica, provoca en la vida de la persona y en sus acciones una primera y fundamental reacción: desear, buscar y cuidar el bien de los demás”. Por ello reflexiona “¡Qué peligroso y qué dañino es este acostumbramiento que nos lleva a perder el asombro, la cautivación, el entusiasmo por vivir el Evangelio de la fraternidad y la justicia!”. Pero esto tiene la implicación de “no sólo una relación personal con Dios” sino y sobretodo el “Reino de Dios… en la medida en que Él (Dios) logre reinar entre nosotros, la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos”. Aclara que este documento no es un documento social, por lo que recomienda vivamente el uso y estudio del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. La inclusión social de los pobres Los rubros que integran esta sección son: Unidos a Dios escuchamos un clamor, Fidelidad al Evangelio para no correr en vano, El lugar privilegiado de los pobres en el Pueblo de Dios, Economía y distribución del ingreso y Cuidar la fragilidad. “La preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad”, nos recuerda nuestro PACO, “brota de nuestra fe en Cristo hecho pobre, y siempre cercano a los pobres y excluidos”, es por ello que “cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad… hacer oídos sordos al clamor de los pobres, …nos sitúa fuera de la voluntad del Padre y de su proyecto”. Todo esto, sustentado en la Palabra de Dios, a través de “un mensaje tan claro, tan directo, tan simple y elocuente, que ninguna hermenéutica eclesial tiene derecho a relativizarlo”. Además “el corazón de Dios tiene un sitio preferencial para los pobres, …como consecuencia “para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica” y es por ello que “nadie debería decir que se mantiene lejos de los pobres porque sus opciones de vida implican prestar más atención a otros asuntos”. Y nuestro PACO prosigue diciendo “la necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede esperar” por lo que “los planes asistenciales, que atienden ciertas urgencias, sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras” pero enfocándonos a que “se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad”. Nos señala que “doblemente pobres son las mujeres que sufren situaciones de exclusión, maltrato y violencia, porque frecuentemente se encuentran con menores posibilidades de defender sus derechos” y remata diciéndonos que “los seres humanos no somos meros beneficiarios, sino custodios de las demás criaturas”, todo un reto para el cuidado de la ecología. El bien común y la paz social En esta sección, nuestro PACO regresa a temas tocados en el capítulo II, nos hace reflexionar sobre cuatro principios y nos propone que estos “orientan específicamente el desarrollo de la convivencia social y la construcción de un pueblo donde las diferencias se armonicen en un proyecto común”. El primer principio es: El tiempo es superior al espacio, “este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos… darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios”. Sigue el principio La unidad prevalece sobre el conflicto, porque los conflictos, las tensiones y los opuestos pueden alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida, …El anuncio de paz no es el de una paz negociada, sino la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades”. En cuanto al tercer principio, La realidad es más importante que la idea, nuestro PACO se refiere a otra tensión bipolar y asegura que “la realidad simplemente es, la idea se elabora, …Hay políticos –e incluso dirigentes religiosos– que se preguntan por qué el pueblo no los comprende y no los sigue, si sus propuestas son tan lógicas y claras. Posiblemente sea porque se instalaron en el reino de la pura idea y redujeron la política o la fe a la retórica”. Finalmente, respecto al cuarto principio El todo es superior a la parte, nos dice que “también es más que la mera suma de ellas” y sigue “A los cristianos, este principio nos habla también de la totalidad o integridad del Evangelio que la Iglesia nos transmite y nos envía a predicar, …. La mística popular acoge a su modo el Evangelio entero, y lo encarna en expresiones de oración, de fraternidad, de justicia, de lucha y de fiesta” El diálogo social como contribución a la paz Reflexiona nuestro PACO en que “para la Iglesia, en este tiempo hay particularmente tres campos de diálogo en los cuales debe estar presente, para cumplir un servicio a favor del pleno desarrollo del ser humano y procurar el bien común: el diálogo con los Estados, con la sociedad –que incluye el diálogo con las culturas y con las ciencias– y con otros creyentes que no forman parte de la Iglesia católica”. Enseguida desarrolla esta idea con los rubros: El diálogo entre la fe, la razón y las ciencias, porque “La Iglesia no pretende detener el admirable progreso de las ciencias”; El diálogo ecuménico, porque éste responde a “la oración del Señor Jesús que pide «que todos sean uno» (Jn 17,21). La credibilidad del anuncio cristiano sería mucho mayor si los cristianos superaran sus divisiones”; Las relaciones con el Judaísmo, ya que “la Iglesia, que comparte con el Judaísmo una parte importante de las Sagradas Escrituras, considera al pueblo de la Alianza y su fe como una raíz sagrada de la propia identidad cristiana (cf. Rm 11,16-18); El diálogo interreligioso “a pesar de los varios obstáculos y dificultades, particularmente los fundamentalismos de ambas partes. Este diálogo interreligioso es una condición necesaria para la paz en el mundo”; finalmente El diálogo social en un contexto de libertad religiosa,.lo que “incluye «la libertad de elegir la religión que se estima verdadera y de manifestar públicamente la propia creencia»”.

 Juan Arturo Ramírez Pérez

ENGLISH

EVANGELII GAUDIUM, part V …  by Juan Arturo Ramírez Pérez

CHAPTER IV. THE SOCIAL DIMENSION OF EVANGELIZATION This chapter will comprise four sections. Pope Francis shares their concerns in these sections and in doing so he shares with us his lifestyle. For me is a whole testimony, since that he at the same time he denounces and illuminates; he proposes and encourages. I exactly because this, that personally, without minimizing the rest of the document, is here is where we find the main message. The chapter begins with the following Francis’ statement: “Evangelize is to make present in the world the Kingdom of God” and he adds ” I would now like to share my concerns about the social dimension of evangelization, precisely because if this dimension is not properly brought out, there is a constant risk of distorting the authentic and integral meaning of the mission of evangelization. ”

I. Communal and societal repercussions of the kerygma

Under the heading of Confession of faith and social commitment, Pope Francis says that  the Kingdom claims us and also Church’s teaching on social issues, requires that “the mystery of the Trinity itself reminds us that we are made in the image of the divine fellowship, therefore we cannot fulfill ourselves and save ourselves “and continues to rely on texts of Scripture, the acceptance of the first proclamation (kerygma), invites you to be loved by God and to love Him with the same love that he himself shows us. This encourages our actions to the first and fundamental reaction: to desire, seek and care for the good of others . Therefore it reflects how demanding is.  It leads us to passion and enthusiasm for living the Gospel in a spirit of brotherhood and justice. But this has the implication of not only a personal relationship with God but and above all for the “Kingdom of God … to the extent that He (God) achieve the Reign among us, the social life will field brotherhood, justice, peace, dignity for all. The Pope clarifies that this document is not a social document, and he strongly recommends we get to know, use and study the Compendium of the Social Doctrine of the Church.

II. The inclusion of the poor in society

The items in this section are: In union with God, we hear a plea, Fidelity to the Gospel, lest we run in vain, the special place of the poor in God’s people, the economy and the distribution of income. We should have a deep concern for the integral development of the most abandoned of society. Pope Francis reminds us that Christ became poor and Christians most always be close to the poor and excluded, that is why, every Christian and every community are called to be instruments of God for the liberation and promotion of the poor so that they can fully integrate into society … turn a deaf ear to the cry of the poor, … puts us out of the Father and of his project. All this, based on the Word of God through such a clear message, so direct, so simple and eloquent than any ecclesial hermeneutics is entitled to relativize. Moreover, the heart of God has a preferential site for the poor, … as a result for the Church’s option for the poor is a philosophical theological category rather than cultural, sociological, political or and is therefore no one should say it remains far from the poor because their life choices involve more attention to other matters. And Francis goes on to say that the need to address the structural causes of poverty cannot wait so care plans that serve certain emergencies, should only be thought of as transient responses but focusing on that radically solve problems of the poor, denying the absolute autonomy of markets and financial speculation and attacking the structural causes of inequality . He points out that doubly poor are women who suffer from exclusion, abuse and violence, because they often are least able to defend their rights and ends by telling us that human beings are not mere beneficiaries but custodians of other creatures . He challenges us for the care of ecology.

III. The common good and peace in society

In this section, the Pope returns to themes touched in Chapter II. He helps us to reflect on four principles and proposes that these “specifically target the development of social life and the construction of a village where the differences are harmonized in a common project “. The first principle is: Time is superior to space, this principle can work long term, without obsessing about immediate results … give priority to the start time is dealing with processes rather than have spaces. The unit follows the principle prevails over the conflict because conflicts, tensions and opposites can reach a multifaceted unit that generates new life … The proclamation of peace is not that of a negotiated peace, but the conviction that the unity of spirit harmonizes all diversities. Regarding the third principle, the reality is more important than the idea, Francis refers to another bipolar voltage and that reality simply, the idea is developed … There are political and even religious-leaders who wonder what people do not understand and do not follow them, if their proposals are so logical and clear. It is possibly because they moved into the realm of pure idea and reduced politics or rhetoric faith. Finally, regarding the fourth principle: The whole is greater than the part, says that it is more than the sum of them and he continues: Christians, this principle also speaks of all or integrity of the Gospel Church conveys and sends us to preach …. The popular mystical welcomes your way the whole Gospel, and embodies expressions of prayer, fraternity, justice, struggle and celebration ”

Juan Arturo Ramírez Pérez

Anuncios