You are currently browsing the monthly archive for julio 2015.


relation

El ser humano siempre desea, sin el deseo no puede ir hacia adelante. Los diálogos que tiene Sebastián con Graogramán, la Muerte Multicolor, y con la Mujer Aiuola en «La Historia Infinita» dan un atisbo de lo que el deseo hace en el hombre:

«Haz lo que quieras»… ¿Cuál puede ser el significado de esa pregunta?… ¿Mi verdadera voluntad? ¿Qué cosa sería?… Es tu más profundo secreto, aquel que tú no conoces…  ¿cómo puedo llegar a conocerlo?… caminado el camino de los deseos, de uno a otro, hasta llegar al último. El último te llevará a tu verdadera voluntad… (de los diálogos entre Sebastián y Graogramán, la Muerte Multicolor)… ahora has encontrado tu último deseo, tu verdadera voluntad es aquella de amar (de los diálogos entre Mujer Aiuola y Sebastián)[1].

El deseo no es hacer lo que uno quiere, sino hacer nuestra verdadera voluntad, hacer lo que uno está llamado a ser. No se trata de otra cosa. Sebastián descubre que es amar. Yo creo que para todo hombre es así. Pero no amar en general, sino en particular, en concreto. Somos llamados al Amor por medio del Amor entregado a nosotros. Cristo nos llama a ser uno con Él en el Padre a pesar, y a la vez, a través y con nuestras debilidades, pues siendo conscientes de ellas podemos ser capaces de movimiento, ser capaces de la santidad que Dios nos ofrece, ser capaces de, como decían los Padres Griegos, la divinización, ser dios con Dios por medio de la gracia, sólo por la gracia que nos es concedida, nunca por nuestros medios. Esa participación de la gracia se da en la comunicación.

Sólo caminamos nuestra vida en la debilidad. Para lograrlo requerimos de la paciencia. El término paciencia, ὑποµονὴ, significa la capacidad de resistir en las situaciones de dolor y pena por las que con frecuencia debemos atravesar. El término ὑποµονὴ es el nombre de sudores y de

mucha constancia[2]. Ella la obtenemos cuando esperamos lo que no vemos (Rm 8,25), cuando somos capaces de descansar todo nuestro ser, todo lo que somos,  lo que hacemos y cómo nos movemos en Dios, pues la disponibilidad se hace real ante el misterio, ante el conocer que no se conoce. Porque, al final, es Él quien puede librarnos de nuestra debilidad:

24 Porque os voy a recoger de entre las naciones y a reuniros de todos los países, para llevaros a vuestra tierra. 25 Os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios; os limpiaré de todas vuestras manchas y de todos vuestros ídolos. 26 Os daré un corazón nuevo y pondré en vuestro interior un espíritu nuevo; quitaré de vuestro cuerpo el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. 27 Pondré mi espíritu en vuestro interior y haré que procedáis según mis leyes y guardéis mis normas y las cumpláis. 28 Residiréis en el país que di a vuestros padres, y seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios. 29 Os libraré de todas vuestras impurezas.  (Ez 36:24-29a)

[1] M. ENDE, La historia.

[2] JUAN CRISÓSTOMO, Comentario, PG 60, 532.


god
Debilidad-deseo del hombre en su ser santo en Dios (1/3)

David Raymundo Sánchez Garduño, sm

«¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son»[1]. Así dice Calderón de la Barca al hablar de la vida. Pero, ¿es en realidad así? Después de todo este camino hacia la santidad, me parece que no. Un sueño se queda estático, sin movimiento, no dejando mover a todo lo demás a su alrededor, y mucho menos a aquel que lo tiene, a pesar de que lo empuja hacia algo mejor. La vida es dinámica, se mueve por Aquel que nos la da y por nosotros mismos, por el uso de la inteligencia, voluntad y libertad que ponemos para que ella corra y gire hacia adelante.

Al ver que nuestro objetivo en la vida, nuestro proyecto real y último está en Dios Trinidad que nos hace uno, que nos hace unitarios, no podemos hacer menos el hecho de que esta unidad sólo se logra a través de la relación, que es la manifestación perfecta de la santidad. Relación que no es sólo unión entre dos personas, sino entrega total entre ambas, donde además, existe una tercera que testimonia aquella entrega, que hace ver que existe un misterio profundo e insondable entre los implicados, pues es el amor el que permite esta relación única. Relación que funde en uno, que hace uno dejando ver las diferencias de los que participan. Ello sólo se da en la persona, entre personas, entre aquellos que son capaces de reconocer la diferencia que existe entre ambas y la igualdad que los une en el objetivo concreto de sus vidas: darse en el amor hasta en final, siempre en Dios. Ello es santidad.

Sin embargo, el hombre no existe así, en esta perfección que enunciamos. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, donde si bien la imagen nos da todo para ser como Él, para participar en gracia al proyecto divino de santificación, nuestra libertad viene por la semejanza que tenemos con Él, libertad que es ir sólo hacia el bien… pero con la posibilidad de no tomarlo con todo nuestro ser. Es ahí donde el hombre se detiene, donde le hace falta dar el paso. Es ahí, en sus deseos que no se llenan completamente en Dios, que se ve su debilidad. Debilidad que lo puede hacer caer, debilidad que lo hace necesitar de la gracia que sólo Dios da para mantenerse a su lado. Porque sólo el hombre que libremente reconoce que es débil, puede reconocer la necesidad que tiene de la gracia de Dios, sabiendo que Dios no se rige por nuestros deseos[2].

[1] P. CALDERÓN DE LA BARCA, La vida es sueño, II Acto, 2182-2187.

[2] Cf. H. DE LUBAC, Le mystere, 257.


La red de Iglesias Maristas en Centros de Ciudades (City Centre Churches Network)  es una iniciativa que busca compartir ideas y experiencias de evangelización. En este Blog hermano, se comparten también experiencias muy diversas de diócesis y movimientos que buscan anunciar el evangelio y hacerlo presente en distintas formas. Muchos temas emergen: Contacto sencillo y amistoso con las personas, formas creativas de hacerles cercanos los sacramentos, presencia en las calles, actividades en la noche, etc.

Esta semana les presentamos una iniciativa italiana:  Una Luce Nella Notte, Una Luz en la Noche.

2015-07-13_15-34-31

La iniciativa es de “Sentinelle dell’Alba” (Centinelas de la Aurora) un grupo de jóvenes que reciben formación para ser evangelizadores.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El mensaje es:  Te ama, Te perdona.

Tenemos algo parecido en Wellington, Nueva Zelanda, donde comenzaron un programa llamado “Theology in the Pub” (Teología en el Bar). En Italia lo llaman “Teología de Barril” y es un curso de teología a distancia.

2015-07-13_15-57-18

Aquí encontrarás los vínculos para dos videos.  El primero es de minuto y medio. Aquí la traducción del texto en italiano, te sugerimos que lo leas antes de ir al video.

Hay tres mil millones de jóvenes en el mundo. La generación más grande en la historia.

La Iglesia necesita de una visión más amplia para ir a su encuentro.

Qué dicen los jóvenes cuando le preguntamos “Quién es Jesús?”

Este año, cientos de jóvenes han escuchado el Evangelio por primera vez a través de “Una Luz en la Noche”

Pero muchos cristianos aun estamos dormidos. Hay mucho que hacer. Empecemos a predicar el Evangelio en las calles.

Nuestro corazón arde por los miles de jóvenes que aun no se encuentan con Jesús.

https://vimeo.com/129904073?from=outro-embed

El segundo video es de cerca de 10 minutos y nos cuenta la historia de una de las misiones en Italia: Preparación, puesta en práctica y acción de gracias.

https://vimeo.com/131070483

ENGLISH  

you can see the original article in:  City Centre Churches Network blogs