You are currently browsing the monthly archive for octubre 2015.


Pope Francis watches as a family carries offertory gifts to the altar during a Mass for catechists in St. Peter's Square at the Vatican Sept. 29. (CNS photo/Paul Haring) (Sept. 30, 2013) See POPE-CATECHISTS (UPDATED) Sept. 30, 2013.

El Sinodo para las Familia, experiencia de gracia y comunión

Esta tarde concluyeron los trabajos del Sínodo de Obispos, del cual he estado enviando diversos archivos. Como continuación de los mismos, ofrezco a ustedes los que he recogido en la última semana. El Sínodo concluye con la publicación de la Relación Sinodal, que adjunto en el original italiano, esperando que muy pronto se publique la versión española. Esta publicación está mostrando el compromiso del papa Francisco con la apertura que ha ido mostrando en gestos y palabras, lo cual habla de poner  en práctica la sinodalidad, la descentralización, temas de los cuales habló en un reciente discurso a los padres sinodales y que envié a ustedes la semana pasada. Junto con esto, se publican también los resultados de las votaciones sobre los diferentes apartados de la Relación. No sabemos si el papa publicará posteriormente alguna Exhortación Apostólica. Posteriormente, enviaré a ustedes los comentarios y documentos que complementen la información que he venido enviando.

Personalmente, me abocaré a la lectura más atenta de los archivos que ahora estoy enviando, sobre todo de la Relación Sinodal. Un viaje fuera de Guadalajara por motivos familiares, me ha impedido dicha lectura. También esperamos las reacciones que haya por parte de teólogos de prestigio, cuyas publicaciones sobre el Sínodo he venido incluyendo.

Me llaman la atención algunos puntos que deseo comunicarles por el momento:

  1. En un artículo se señala que el Sínodo  llega a su culminación “sin vencedores ni vencidos” a costa de no ofrecer salidas concretas”. Esto, sin duda, quedará para posteriores análisis. Por de pronto, lo que podemos decir, en forma positiva, que el Sínodo, no obstante las tensiones, llega con espíritu de unidad entre los obispos y en comunión con el papa Francisco.
  1. Hojeando superficialmente la Relación Sinodal, encuentro que los obispos han seguido la metodología teológica y pastoral que ha dominado en la enseñanza del Magisterio, sobre todo a partir de la Constitución Pastoral del Vaticano II Gaudium et Spes y, sobre todo de la Conferencia Episcopal de los Obispos en Medellín(1968). Dicha metodología parte del análisis creyente de la realidad para, posteriormente, iluminarla con la Palabra histórica de Dios y concluir con líneas o pistas de acción. Será necesario ver hasta qué punto llegó el compromiso de los Obispos en este Sínodo, comenzando con el análisis de la realidad. A dicha metodología se le conoce con estos verbos: Ver-juzgar-actuar.
  2. Todos somos conscientes que los temas tratados en este Sínodo son muy complejos y que están indicando que nos encontramos, sin duda, con un cambio de época que pide de toda la Iglesia, apertura, análisis, reflexión orante para ver por dónde se mueve el Espíritu y que la Iglesia muestre mejor el rostro misericordiosos y benévolo de Dios, sobre todo, en el caso de los temas tratados por el Sínodo, hacia las personas y matrimonios excluidos así como apertura para descubrir su Presencia en nuevas formas y estilos de familia. En todo esto se incluye también el papel que ha de desempeñar la mujer en la Iglesia, los sacerdotes casados, etc. etc.
  3. Sobre el tema de los homosexuales (hombres y mujeres) obispos africanos señalaron que se respete la cultura de los países que representan y no se quiera imponer la mentalidad occidental. Reflexionando sobre esto, me pregunto si el hecho de respetar esas culturas en ese asunto, implica aprobar las prácticas existentes en algunos países, el castigo con cárcel y hasta con la pena de muerte. Creo que es indispensable que la Iglesia presente en África y otros países musulmanes, anuncie con hechos, los valores del Evangelio, sobre todo en el respeto a esas personas. Esto no implica rechazar  la cultura y las creencias del Islam, pues se tiene que ir superando, como en el cristianismo, las lecturas fundamentalistas sobre éste y otros temas.

Habría muchos comentarios por hacer sobre el material que envío. Espero, como señalé arriba, que en los próximos días y semanas recibamos las aportaciones de un buen número de escritores, particularmente de gente especializada en la pastoral y en la teología.

Espero que esta información sea provechosa para todos(as) ustedes.

Reciban un saludo afectuoso,

José Luis Razo Ochoa.

Tlaquepaque, 24 de octubre de 2015,

en la clausura del Sínodo de los Obispos.


0011681708

Muy apreciables familiares y amigos (as):

Ha terminado la segunda semana del Sínodo Ordinario de Obispos y, no obstante las limitaciones que tiene este evento eclesial tan importante, he podido recoger la información que me ha parecido más significativa tomada de varias fuentes.

Como motivación a la lectura de estos artículos, me permito hacer algunas observaciones:

  1. Toda reunión eclesial de este tipo está sujeta a tensiones y desacuerdos máxime cuando se tocan temas, como en el caso del Sínodo, que son muy complejos y que afectan la sensibilidad de los creyentes, sobre todo cuando se ha tenido una formación y una praxis eclesial que podríamos llamar “conservadora”. Se requerirá en los padres sinodales, como les ha pedido el papa que estén abiertos a lo que el Espíritu y el pueblo de Dios están pidiendo en este cambio de época. Dichas tensiones, sin embargo, en sí no deberían ser causa de rompimiento de la unidad (no uniformidad) que requiere la Iglesia. Por otra parte, los desacuerdos, las tensiones siempre han existido en la historia milenaria de la Iglesia (y dentro del mismo grupo de seguidores de Jesús de Nazaret), como, por ejemplo, en la Asamblea de Jerusalén (Hechos, c. 15) en donde hubo varias posturas con respecto a la admisión de los gentiles.
  2. Sin duda, el Sínodo pasa por un momento crucial, sobre todo por los temas que, en una u otra forma, están vinculados con la sexualidad que se explicitan en diversos artículos. En el Sínodo se ha llegado a reconocer que la formación sexual dentro y fuera de la Iglesia “es desastrosa”. Hay que tomar en cuenta, sobre esto, que dicha formación no es exclusiva de sacerdotes, teólogos, obispos… sino que atañe a todo el pueblo de Dios y a toda familia, sea católica o no. Como en otros casos que inciden en la educación, sobre todo de niños y jóvenes, la Iglesia no tiene ni debe de tener el monopolio, aunque sí tiene que decir su mensaje que ha de ir lo más de acuerdo posible con las enseñanzas de Jesús de Nazaret y de acuerdo al momento histórico que estamos viviendo. No se trata de afirmar, como se hacía antes en los catecismos y en la enseñanza tradicional de la Iglesia, que toda transgresión a las normas de carácter sexual es pecado grave. Se tienen que analizar muchos otros aspectos que con un poco de reflexión se pueden descubrir. Esto, en un tipo de moral objetiva en donde no se toma en cuenta la situación de las personas y, como se ha mencionado en el Sínodo, la propia conciencia. Sobre esto, en alguna reciente presentación de documentos he escrito algo que puede ayudar.
  3. En la información adjunta hay diversos artículos y entrevistas que invito a leer para contextualizar mejor los temas tratados hasta ahora en el Sínodo.
  4. Como se podrá apreciar, los padres sinodales se están inclinando por la redacción, con votación al final, de un documento que recoja el sentido general de los padres conciliares con respecto a los temas tratados. Dicho documento estará, sin duda, sujeto a votación y se entregará al Papa para la aprobación y, en su caso, la publicación.
  5. En esta semana que acaba de transcurrir ha habido una notable intervención del Papa (que pueden encontrar encuadrada en la pág. 47 y siguientes) sobre “la urgencia de “una sana descentralización” de la Iglesia y una “conversión del Papado”
  6. Entre los documentos anexos adjunto varios relativos a una extraña carta dirigida al papa por 13 cardenales (algunos padres sinodales han desmentido no sólo el haber dado su firma sino el mismo contenido) cuestión que se irá aclarando.
  1. Los temas que toca el papa Francisco ya se han venido analizando no sólo por teólogos y otros creyentes, sino también por los papas especialmente san Juan Pablo II y Benedicto XVI, y por el mismo Vaticano II, aunque sin la contundencia, claridad y amplitud como lo que señala el papa Francisco. Esto, esperamos, que dé frutos a nivel no sólo de la Iglesia universal, sino también de las iglesias locales, conferencias episcopales, parroquias, etc. Entre tantos elementos que convendría resaltar destaco tan sólo la siguiente cita: “Por esto quienes ejercen la autoridad se llaman “ministros”: porque, según el significado originario de la palabra, son los más pequeños de todos. Cada Obispo, sirviendo al Pueblo de Dios, llega a ser para la porción de la Grey que le ha sido encomendada, vicarius Christi, vicario de Jesús, quien en la última cena se inclinó para lavar los pies de los apóstoles (Cfr. Jn 13, 1-15). Y, en un horizonte semejante, el mismo Sucesor de Pedro es el servus servorum Dei”.

¡Jamás lo olvidemos! Para los discípulos de Jesús, ayer, hoy y siempre, la única autoridad es la autoridad del servicio, el único poder es el poder de la cruz, según las palabras del Maestro: “Pero Jesús los llamó y les dijo: “Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo” (Mt 20, 25-27).

Espero que esta información sea de provecho y ayude a seguir los trabajos en estos últimos días de celebración del Sínodo.

Reciban un saludo afectuoso, con mis mejores deseos,

José Luis Razo Ochoa.

Tlaquepaque, Jal., 18 de octubre de 2015
(En el día de la canonización de los padres de santa Teresa del Niño Jesús, santa Teresita de Lisieux: Louis Martin y Marie Zélie Guérin).


2015-10-12_12-07-37

Today in Monday Blog we would like to invite you to visit the webpage of The Pontifical Council for the Family in which you can follow What the Synod is? What the members are talking about? What Pope Francis is expecting from? News, etc… Have a look and be informed about this important exercices of discernement in the Church.

ENGLISH

http://www.familiam.org/famiglia_eng/church/00005685_Synod_on_the_Family.html

ESPAÑOL

http://www.familiam.org/famiglia_esp/iglesia/00005683_Sinodo_sobre_la_Familia.html

FRANÇAIS

http://www.familiam.org/famiglia_fra/eglise/00005684_Synode_sur_la_Famille.html

ITALIANO

http://www.familiam.org/famiglia_ita/chiesa/00005682_Sinodo_sulla_famiglia.html

PORTUGUÊS

http://www.familiam.org/pls/pcpf/v3_s2ew_consultazione.traduzione?id_pagina=5682&id_lingua=8


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

European Encounter of Lay Marists, Madrid

Les laïcs maristes, des missionnaires de Dieu

Corinne Fenet

CONCLUSION :

Si ce rassemblement de “tous les croyants sous le nom de Marie” est le but missionnaire de la Société de Marie, celui que nous formons en ces jours en est une heureuse illustration. Moins par son nombre, modeste (car s’il s’agit de rassembler tous les croyants nous sommes loin du compte !) que parce qu’il signifie de désir de rencontres et de partages d’expériences.

Et parce que chacun de nous est là certes pour lui-même, mais pour plus que lui-même : pour d’autres aussi qu’il a “laissés au pays” et que d’une certaine façon il représente. Nous avons bien compris que nous ne sommes pas laïcs maristes tout seuls, mais qu’avec d’autres nous faisons peuple, nous faisons corps. Corps relativement facile à identifier en ce qui concerne les Pères, les Sœurs, les Frères, organisés en Congrégations. Beaucoup moins facile en ce qui concerne les laïcs, tant les formes d’associations sont diverses. J’ai bien dit que les structures étaient secondes par rapport à la mission, au sens du désir de servir Dieu, certes. Reste que du moins en France, au sein de notre structure, l’Association des Maristes Laïcs, nous nous posons régulièrement la question de la forme à donner à notre engagement de laïcs pour que celui-ci soit réellement porteur du charisme mariste et de sa diffusion dans le monde.

La recherche n’est sans doute pas terminée, mais, en conclusion je vous partage la forme qu’il a pris ces dernières années, la formule d’engagement que quelques-uns d’entre nous quand ils en jugent le moment favorable, sont invités à prononcer, le plus souvent dans le cadre d’une Eucharistie, donc au sein du peuple chrétien, et en présence de la personne responsable de notre Association (actuellement Guislaine, présente parmi nous).

“Devant Dieu, Père, Fils et Esprit,

et devant Marie notre Mère,

devant vous tous ici réunis,

avec l’aide de l’Esprit Saint

et le soutien de tous ceux qui nous ont précédés,

     reconnaissant les grâces reçues dans ma vie

     et le chemin parcouru avec mes frères et sœurs maristes,

religieux et laïcs,

je m’engage à vivre l’Evangile à la manière de Marie,

dans le monde et dans l’Eglise,

en référence aux orientations du concile Vatican II

et selon la tradition mariste.”

ESPAÑOL

Laicos Maristas, Misioneros de Dios

Corinne Fenet

CONCLUSIÓN:

Si esta unión de “todos los creyentes bajo el nombre de María” es el propósito misionero de la Sociedad de María, lo que hemos vivido en estos días es una imagen feliz. No por su número, modesto (porque si se trata de reunir a todos los creyentes estamos lejos de la marca!) sino por su significado y por el deseo de encuentro y de intercambio de experiencias.

Y debido a que cada uno de nosotros es, sin duda para si mismo, pero más allá de sí mismo: es para los demás como los que ha “dejado atrás”, y a los que de alguna manera él representa. Entendemos que no somos laicos maristas solos, lo somos con otras personas, somo cuerpo. Un cuerpo relativamente fácil de identificar cuando hablamos de los padres, hermanas, hermanos, que están organizados como congregaciones. Es mucho menos fácil identificar ese cuerpo cuando hablamos de los laicos, ambas formas de asociaciones son diversas. Dije que las estructuras eran secundarias a la misión, en el sentido del deseo de servir a Dios, sin duda. Aún así, al menos en Francia, dentro de nuestra estructura, la Asociación de Laicos Maristas, hemos buscado definir la cuestión de la forma que debe tener nuestro compromiso como laicos que en realidad lleva el espíritu marista y lo transmite al mundo.

El resultado, probablemente, no está terminado, pero como conclusión quiero compartir con ustedes la forma que ha tomado en los últimos años, la fórmula de compromiso que algunos de nosotros consideramos como adecuada, como una invitación a pronunciar, por lo general en el contexto de la Eucaristía, es decir en el seno del pueblo cristiano, y en presencia de la persona responsable de nuestra asociación (actualmente Guislaine).

“Delante de Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu,
y de María nuestra Madre,
ante todos los aquí reunidos,
contando con la ayuda del Espíritu Santo
y el apoyo de todos aquellos que nos han precedido,
reconociendo las gracias recibidas en mi vida
y el camino con mis hermanos y hermanas maristas,
religiosos y laicos,
Me comprometo a vivir el Evangelio a la manera de María,
en el mundo y en la Iglesia,
en referencia a las directrices del Concilio Vaticano II
y de acuerdo a la tradición marista “.

ENGLISH

MARIST LAITY, MISSIONARIES OF GOD.

Corinne Fenet

CONCLUSION:

If gathering “all believers in the name of Mary” is the missionary purpose of the Society of Mary, what we have lived during these last few days is a good image of this aim. This not because of our numbers (if we are aiming to reach and gather all believers, we are a long way from that!) but because of the significance of our gathering. This is to be found in our desire be together as one, sharing our experiences.

Each of us is doing something that concerns himself or herself, but we’re also doing something that concerns other people, particularly those we have “left behind” and who we are somehow representing. We understand that we are not Lay Marists alone, we are Lay Marists with other people – we are a single body. Some forms of Marist corporate identity are relatively easy to identify – the Fathers, Sisters, and Brothers are organized as congregations. It is less easy to identify the body when we talk about the laity, as there are diverse forms of associations. I said that structures follow mission. They are secondary to the mission. Of course, the desire to serve God comes first. Nevertheless, at least in France, we have been looking for a structure for the Association of Marist Laity that somehow expresses the Marist spirit in a concrete way, so that we can share it in the world.

This is a work in progress. But in conclusion I would like to share with you the text of the commitment we have come up with after several years work. We use it, usually in the context of a Eucharist, as members of God’s people, to express our commitment, in the presence of the person in charge of our association (currently Guislaine).

“Before God, Father, Son and Spirit,

and Mary our Mother,

and before all of you  gathered here,

with the help of the Holy Spirit

and the support of all those who have preceded us,

recognizing the graces received in my life

and the path I am choosing to walk with my Marist brothers and Sisters,

religious and lay,

I pledge to live the Gospel in the manner of Mary,

in the world and in the Church,

faithful to the guidelines of Vatican II

and according to the Marist tradition. “