You are currently browsing the monthly archive for marzo 2016.


2016-03-07_23-49-58

El padre misericordioso

 

Yo sé que Tú siempre me quieres,

yo sé que tu siempre perdonas,

como un padre que le da un fuerte   abrazo

al hijo amado que vuelve hecho un trapo.

 

1. Un día me marché

de casa con la herencia;

y lejos malgasté

la vida en droga y juergas;

sentía un hambre atroz

que me volvía loco;

y no había ni arroz

para comer un poco.

 

  1. Entonces me ajusté

para guardar cochinos,

mas no podía comer

ni bellotas ni tocino;

Y pensé: en cá’ mi padre

todos tienen  chorizo,

tortilla,  pan y queso

y hasta un porrón  de vino.

 

 

  1. Así dejé los guarros

y me puse en camino,

para pedir perdón

a mi padre querido.

Mi  viejo me besó

y me puso un anillo,

y me vistió de fiesta

por encontrarme vivo.

 

  1. Comimos un banquete

de ternera y cabrito

y hubo baile y música

hasta el anochecido.

Mi hermano se enfadó

y se pudo mohíno

y no quería entrar

a hacer la paz conmigo.

 

  1. Mi padre le insistió

con calma y con cariño

que debía alegrarse

porque yo estaba vivo.

Y es que hay grande alegría

en el cielo divino

cuando un gran pecador

regresa arrepentido.

Anuncios