In Alexandra’s last video, she offers to us three concrete ways to promote vocations. She proposes that the whole Marist Family participates, including Lay Marists.

  1. Communities of Welcome :  “Houses of Nazareth”
  2. Marist Family International Experiences for Young People.
  3. Rethink and re-present our vision : The Why of the Marist Fathers Today

 

She explains them to us:

1 & 2 Multiplying Marist Family Experiences for the Young People

I dream of Marist family events like Dare to Dream last year, but also retreats for young people, volunteer programs, houses for students, places where young people can pursue their spiritual quest together sharing daily life. The growth of a vocation needs time, like the growth of a friendship.

I’m quite sure that we have to offer places for boys and girls together seeking together their own vocations… We are talking about religious life, and every consecrated man or woman will have to find the way to live his religious commitment in the vow of chastity with maturity, peace and prudence.

 

  1. A Matter of Vision and being open to new sources of life

More and more, I think the Society of Mary lacks not identity but vision. We need to answer the question Why first. What is our why? And then we can address the what and the how. We need to propose a vision that can draw people. It has to be intellectually relevant of course, but also a vision that fills young people with enthusiasm.

For me, the most inspiring of the young communities born the last 50 years among from the charismatic movement would be « L’Arche » of Jean Vanier (or, in another way, Enzo Bianchi’s Boze community).

I’m very interested too with what we could learn from the Carmelite lay movement of Notre Dame de Vie : especially the teaching about prayer and  spiritual life inspired by the lived mysticism of Teresa of Avila, John of the Cross, Teresa of Lisieux, Elisabeth de la Trinité or Edith Stein. It could reinvigorate our Marist spiritual life with a deeper experience of the Holy Spirit present and at work in each of us.

Here is the video.

¿Qué estamos haciendo? ESCUCHANDO A LOS LAICOS MARISTAS, Alexandra Yannicopoulos-Boulet (Francia) 3a parte.

 

En este último video de Alexandra, nos ofrece tres formas concretas de promover vocaciones. Ella propone que toda la Familia Marista participe, incluyendo a los laicos maristas.

  1. Comunidades de Bienvenida: “Casas de Nazaret”
  2. Experiencias Internacionales de la Familia Marista para Jóvenes.
  3. Repensar y re-presentar nuestra visión: El Por qué de los Padres Maristas Hoy

 

Ella nos los explica:

1 y 2. Multiplicar las Experiencias de la Familia Marista para los Jóvenes

Sueño con eventos de la Familia Maristas como Dare to Dream el año pasado, pero también en retiros para jóvenes, programas de voluntariado, casas para estudiantes, lugares donde los jóvenes pueden llevar a cabo su búsqueda espiritual compartiendo la vida cotidiana. El crecimiento de una vocación necesita tiempo, como lo necesita el crecimiento de una amistad.

Estoy convencida de que tenemos que ofrecer espacios para que los jóvenes, varones y mujeres, busquen juntos sus propia vocación … Estamos hablando de vida religiosa, y cada hombre o mujer consagrada tendrá que encontrar la manera de vivir su compromiso religioso hacia el voto de castidad con madurez, paz y prudencia.
3. Una cuestión de visión y estar abierto a nuevas fuentes de vida

Creo que a la Sociedad de María le falta visión, no identidad. Tenemos que responder a la pregunta “Por qué” primero. ¿Cuál es nuestro “por qué”? Y entonces podemos abordar el qué y el cómo. Tenemos que proponer una visión que pueda atraer a los de dentro y fuera. Tiene que ser intelectualmente relevante, por supuesto, pero también una visión que llene de entusiasmo a los jóvenes.

Para mí, la más inspiradora de las nuevas comunidades nacidas durante los últimos 50 años entre el movimiento carismático es «L’Arche» de Jean Vanier (o, de otra manera, la comunidad Bozo de Enzo Bianchi).

Estoy muy interesada también en lo que podríamos aprender del movimiento carmelita de Notre Dame de Vie: sobre todo su formación en oración y en la vida espiritual inspirada en los místicos Teresa de Ávila, Juan de la Cruz, Teresa de Lisieux, Elisabet de la Trinidad o Edith Stein. Podríamos revitalizar nuestra vida espiritual marista con una experiencia más profunda del Espíritu Santo que está presente y actúa en cada uno de nosotros.

Aquí el video:

Anuncios