2017-08-27_23-19-46

We at Marist School in Atlanta, USA, have benefited from our relationship with Colegio Parroquial San José in Callao, Peru.  Our students have traveled to Peru in the summer, and students from San José have come to Atlanta in January or February to experience the United States and to meet our students.

In June of this year, another group from Marist School went to Peru, under the direction of Karen Shanahan, a Marist lay affiliate who has directed our community service efforts for more than thirty years, and Janet Claussen, who completed her service to the school in June after teaching theology and heading that department for many years.  Karen has been to Peru many times and communicates during the year with Padre Miguel at Colegio San José.

These trips are important to us for a variety of reasons.  They are examples of the international friendship that the world of Marist education offers to us in Marist schools.  They help us to take the messages of the gospel presented in classes with our students and to live them out concretely in connecting to the lives of others.  They offer our students time to reflect on the needs of people in situations throughout the world.  They forge relationships between our American students and their counterparts in Peru.  Some of our students have visited and studied in South America after making these trips.  And the contact with other Marists and Marist school students allows us to talk with them about a vocation to be a Marist religious or associate.

In the past, Father Bill Rowland of the Marist School staff has accompanied the group to Peru.  I have done the same when Karen and our students visited Nicaragua, which alternates with our visits to Peru.  We believe that these are great opportunities for our students to understand the work of Mary, which we talk about with them, and to put into practice some of the characteristics of Marist education that they have been learning—hospitality and inclusion, ministering to others, the humility of the “unknown and as if hidden.”

Some of the students who went to Peru are students that we have talked to about service in the church.  I have done so myself, and these students will be invited to our residence on campus this year to talk about their experience in Peru.  We will have the chance to point out to them how they might continue to respond to the call to serve the Church in a spirit of Marist apostolic action.

Sometimes we Marists have accompanied our students when they work with the homeless in downtown Atlanta, and, with our students, we have welcomed the families in our Centro Hispano Marista and Reach for Excellence ministries on the school campus.  These occasions give us an opportunity to demonstrate the Marist spirit in action and to converse with our students about the possibility of taking up the challenge to think, feel, judge and act as Mary would.

Fr. Joel Konzen, S.M.

2017-08-27_23-18-03.jpg

 

Experiencias Internacionales de Alumnos de Atlanta. Joel Konzen, S.M. (EUA)

 

En la Escuela Marista de Atlanta, Estados Unidos, nos hemos enriquecido con nuestra relación con el Colegio Parroquial de San José en Callao, Perú. Nuestros estudiantes han viajado a Perú en el verano, y los estudiantes de San José han llegado a Atlanta en enero o febrero para experimentar los Estados Unidos y conocer a nuestros estudiantes.

En junio de este año, otro grupo de la Escuela Marista fue al Perú, bajo la dirección de Karen Shanahan, una laica marista que dirigió nuestros esfuerzos de servicio comunitario por más de treinta años, y Janet Claussen, quien completó su servicio a la escuela en junio después de enseñar teología y dirigir ese departamento por muchos años. Karen ha estado en Perú muchas veces y se comunica durante el año con el Padre Miguel en el Colegio San José.

Estos viajes son importantes para nosotros por distintas razones. Son ejemplos de la amistad internacional que el mundo de la educación marista nos ofrece a través de las escuelas. Estas experiencais nos ayudan a retomar los mensajes del evangelio presentados en clases con nuestros estudiantes y vivirlos concretamente en conexión con la vida de otros. Ofrecen a nuestros estudiantes tiempo para reflexionar sobre las necesidades de las personas en situaciones en todo el mundo. Forman relaciones entre nuestros estudiantes estadounidenses y sus homólogos en Perú. Algunos de nuestros estudiantes han visitado y estudiado en Sudamérica después de hacer estos viajes. Y el contacto con otros alumnos maristas nos permite hablar con ellos sobre la vocación a ser religioso o laico marista.

En el pasado, el padre Bill Rowland, que también trabaja en la Escuela Marista, acompañó al grupo al Perú. He hecho lo mismo cuando Karen y nuestros estudiantes visitaron Nicaragua, que alterna con nuestras visitas al Perú. Creemos que estas son grandes oportunidades para que nuestros estudiantes comprendan la obra de María, de la cual hablamos con ellos, y para poner en práctica algunas de las características de la educación marista que han estado aprendiendo como son la hospitalidad y la inclusión, La humildad del vivir “desconocidos y como escondidos”.

Algunos de los estudiantes que fueron al Perú son estudiantes con quienes hablamos acerca del servicio en la Iglesia. Lo he hecho yo mismo, y estos estudiantes serán invitados a nuestra residencia en el campus este año para hablar sobre su experiencia en Perú. Tendremos la oportunidad de señalarles cómo pueden seguir respondiendo al llamado a servir a la Iglesia en un espíritu de acción apostólica marista.

A veces, los maristas han acompañado a nuestros estudiantes cuando trabajan con personas sin hogar en el centro de Atlanta y, con nuestros estudiantes, hemos dado la bienvenida a las familias en nuestros ministerios Centro Hispano Marista y “El programa Reach for Excellence” en el plantel escolar. Estas ocasiones nos dan la oportunidad de demostrar el espíritu marista en acción y conversar con nuestros estudiantes sobre la posibilidad de aceptar el reto de pensar, sentir, juzgar y actuar como lo haría María.

 

Fr. Joel Konzen, S.M.

 

2017-08-27_23-18-51

Anuncios