You are currently browsing the tag archive for the ‘Grace’ tag.


ENGLISH / ESPAÑOL
mundo

ENGLISH

An Age of Mary? Part IV: The Marist charism as an expression of divine grace

by Tom Kouijzer sm

Colin’s time had great problems but also had the potential to be an Age of Mary. The same is true for our time; there are great challenges but is our task to make it into an Age of Mary. The challenge is to be faithful to the Marist call and live its spirituality and ethos to the fullest. In this last article I want to look one last time at Jean-Claude Colin’s fundamental apostolic insight. Father Jan Snijders wrote:

“To see what Colin had in mind, to hear his call again, we must interpret… we must go to its heart: not a way of life, not a set of devotions but a mission. Not a mission to whatever turns up. No, it was a very definite mission, the mission to a particular age in which a new world was born, the world of the Enlightenment… That world is still the one in which we live; in fact, our world has only drawn the full consequences of the turn it took in the Enlightenment. The mission for which the Society was founded has not come to its end: it is only now showing its full urgency.

Fr Snijders compares the attitude of some priests and religious with the prophet Jonah who went into the secular city of Nineveh and couldn’t see any hope for its inhabitants. He turned his back on them, even when the Lord made clear He wanted to save them Jonah couldn’t cope with that and withdrew into isolation. That is not the Marist way.

“Jean-Claude Colin did not try to escape the call to evangelize the secular city. He recognized the compassion of God in Mary, the Mother of the Lord, taking a renewed interest in this world. He was led to see new possibilities in a Church shorn of triumphalism, stripped of prestige involving everyone, ready to meet that world on its own terms. It is up to us,… to hear his invitation anew, and take up the mission entrusted to our Society.”

My personal conclusion is that the notion of the end of times as an Age of Mary is fundamental to understand the Marist project. Why is there a Society of Mary? What’s the point of the Marist vocation? Why is there a Marist spirituality and what is the context of the different Marist themes? I believe the answer is: the Society of Mary is there to work for the sake of the Age of Mary. The Age of Mary is heaven’s answer to all that goes wrong in our times. Mary brings people to God and brings healing where there are wounds. She is the medicine.

Our time needs a special way to preach the Gospel, it needs a special outlook on the Church and it needs special graces. What our times need is embodied in the person of Mary. We Marists are called to imitate and follow her wherever and however we can. Is our time doomed to be the end of times? An “age of impiety and unbelief” in which all that makes life worthwhile disappears? Or can it be more? Can it be a beautiful time, a time of grace, an Age of Mary?

I believe the last can be and that the Society of Mary has he own role to play in that, that she has her own unique vocation with regards to this special grace. By choosing to be a Marist I express my belief in our time and the future of the Church in that world. And it means that I belief that Mary wants the Society of Mary and its mission to bring her transforming spirit into this world.

It means that I do not see this time as an era of depression and of disappointments but as an era of divine grace, as an Age of Mary.

Questions for reflection:

-How do I appreciate my Marist vocation? As a human undertaking or as an expression of divine grace? Do I ever thank God for my vocation? What grace should I ask Him to live my Marist vocation in a more complete way?

-What touches me in the vision of Jean-Claude Colin? If I meditate on the inspiration he received to become the founder of the Marists do I feel that God is calling me too? What is He asking of me in this time?

-Which people that I know are suffering and need the medicine of Mary’s love? Can I be the one to bring it to them? Which concrete actions should I take?

Tom Kouijzer sm

colin

ESPAÑOL

EL siglo de María? Parte IV: El carisma marista como una expresión de la gracia divina

por Tom Kouijzer sm

Tiempo de Colin tuvo grandes problemas, pero también tenía el potencial de ser El Siglo de María. Lo mismo es cierto para nuestro tiempo; hay grandes retos, pero es nuestra tarea es aprovecharlo para convertirlo en un Siglo de María. El reto es ser fiel a la llamada marista y vivir su espiritualidad y ética al máximo. En este último artículo quiero invitarlos a mirar una vez más la visión apostólica fundamental de Juan Claudio Colin.   El P. Jan Snijders escribió:

“Para ver lo que Colin tenía en mente, para oír la llamada de nuevo, debemos interpretar … tenemos que ir a su corazón: no pensaba en una forma de vida, no un conjunto de devociones, sino una misión. No es una misión imaginaria. No, era una misión muy definida, la misión en una determinada época en la que nacía un nuevo mundo, el mundo de la Ilustración … Ese mundo está también presente en el que vivimos; de hecho, nuestro mundo está anclado tomando y viviendo las consecuencias de la Ilustración. La misión para la cual fue fundada la Sociedad no ha llegado a su fin: sólo está mostrando toda su urgencia”.

El P. Snijders compara la actitud de algunos sacerdotes y religiosos con el profeta Jonás que fue a la ciudad secular de Nínive y no podía ver ninguna esperanza para sus habitantes. Él les dio la espalda, incluso cuando el Señor dejó claro que quería salvarlos Jonás no podía hacer frente a eso y se retiró en el aislamiento. Ese no es el camino marista.

“Juan Claudio Colin no trató de escapar de la llamada a evangelizar la ciudad secular. Reconoció la compasión de Dios en María, la Madre del Señor, tomando un renovado interés por este mundo. Él fue llevado a ver nuevas posibilidades en una Iglesia despojada de triunfalismos, despojada del prestigio, dispuesta a cumplir con ese mundo en sus propios términos. Nos corresponde a nosotros, … escuchar su invitación de nuevo, y aumir la misión confiada a nuestra Sociedad “.

Mi conclusión personal es que la idea del fin de los tiempos como una Época, Edad o un Siglo de María es fundamental para entender el proyecto marista. ¿Para qué existe una Sociedad de María? ¿Cuál es el sentido de la vocación marista? ¿Por qué hay una espiritualidad marista y cuál es el contexto de los diferentes temas maristas? Creo que la respuesta es: la Sociedad de María está ahí para trabajar por el bien del Siglo de María. El tiempo de María es la respuesta de Dios a todo lo que va mal en nuestro tiempo. María lleva a las personas a Dios y porta sanación donde hay heridas. Ella es la medicina.

Nuestro tiempo necesita una forma especial para predicar el Evangelio, tiene una perspectiva especial sobre la Iglesia y que necesita gracias especiales. Lo que nuestros tiempos necesitan se encarna en la persona de María. Nosotros los maristas estamos llamados a imitar y a seguirla donde y como nos sea posible. ¿Está condenado nuestro tiempo a ser el fin de los tiempos?  ¿Un “tiempo de la impiedad y la incredulidad” en el que todo lo que hace que desaparezca la vida que vale la pena? ¿O puede ser más? ¿Puede ser un hermoso tiempo, un tiempo de gracia, un Siglo de María?

Creo que la Sociedad de María tiene un papel que desempeñar en eso, que ella tiene su propia y única vocación en lo que respecta a esta gracia especial. Al elegir ser marista expreso mi fe en nuestro tiempo y en el futuro de la Iglesia en ese mundo. Significa además creer que María quiere la Sociedad de María y su misión de llevar su espíritu transformador a este mundo.

Esto quiere decir que no veo esta época como la era de la depresión y de decepciones sino como una era, un tiempo de la gracia divina, como un El Siglo de María.

Preguntas para la reflexión:

-¿Cómo Puedo apreciar mi vocación marista? Como empresa humana o como una expresión de la gracia divina? ¿Le agradezco alguna vez a Dios por mi vocación? ¿Qué gracia necesito pedirle para vivir mi vocación marista de una manera más completa?

-¿Qué me llama más la atención en la visión de Juan Claudio Colin? Cuando medito en la inspiración que recibió para convertirse en el fundador de los maristas ¿Siento que Dios me está llamando a lo mismo? ¿Qué me pide Dios en este momento?

-¿Cuáles Personas que conozco están sufriendo y necesitan la medicina del amor de María? ¿Puedo ser el uno para llevarlo a ellos? ¿Qué acciones concretas debo tomar?

Tom Kouijzer sm

Anuncios